Una boda en Huesca

Una boda en Huesca – La boda de Silvia y Angelo en Huesca fué una auténtica gozada. Angelo es gallego, y Silvia es oriunda de un pequeño pueblo de Aragón – Calasanz. Ambos viven en Barcelona, pero quisieron celebrar el día de su boda en la localidad natal de Silvia. La mañana amaneció tapada y gris, pero eso no hizo más que otorgarle esa luz tan especial a un día ya de por sí mágico. Raquel de Can Gessé se encargó de las flores – ¡y qué flores! Adornaban todos los rincones, aportando frescura y romanticismo a cada habitación, peldaño, banco o chaqueta. El vestido de novia de Silvia fué confeccionado a medida por Silvia Mari– de corte sencillo y atemporal. ¿Sabéis esa clase de vestidos únicos que no necesitan nada más? Pues así eran Silvia y su vestido. La comida se celebró en Las casas de Adamil, una preciosa finca en medio del campo muy cerquita de Monzón. De ese día, me quedo con el canto a las meigas. ¿Lo habéis podido presenciar en alguna ocasión? Deduzco que, si no sois gallegos, la cosa os parecerá cuanto menos bien curiosa. A mi, que tengo tendencias místicas y hago alarde de mis supersticiones con mayor frecuencia de la que me gustaría, me pareció una costumbre maravillosa. Fué una fiesta en condiciones; no faltaron los bailes, las risas desatadas, la buena comida y acentos muy diversos. La lluvia aguantó (seguro que gracias a los hechizos) y nos brindó esa luz tamizada, ténue y sutil, que para mí no era más que la definición perfecta para un día de ensueño.

Detalles boda Huesca

Una boda en Huesca Una boda en Huesca Una boda en Huesca Una boda en Huesca Una boda en Huesca Una boda en Huesca Calasanz Raquel Zazurca Calasanz Las casas de Adamil

Las casas de Adamil Las casas de Adamil Las casas de Adamil