Postboda en el Valle de Arán

  /  
3 marzo, 2020

Postboda en el Valle de Arán – Lidia y Javier se casaron una tarde del mes de Julio. Fué, probablemente, uno de los días más calurosos del año (sino de la década). Recuerdo como, después de la ceremonia -en una finca muy cerquita de la casa de los padres de Javier, Divina Pastora– comenzó a llover timidamente y nos regaló una de esas luces mágicas que logras ver poquitas veces en tu vida. Aún así, el calor no nos dió tregüa un sólo segundo.

No sé si, precisamente por eso, decidieron que si se volvían a enfundar en sus trajes de novio, lo harían en un entorno totalmente diferente.

En el Valle de Arán, el frío cala más hondo de lo normal. Sus montañas parecen albergar no sólo un clima propio, sino también una cadencia especial – un silencio a medias que sólo da voz a un paisaje inigualable.

Ese día, comenzó a nevar nada más llegar. ¿Sabéis cuando créeis que las cosas no ocurren por azar? Pues con Lidia y Javier me pasó lo mismo. Ellos no se conocieron por casualidad; lo ves con sólo mirarlos un ratito. Se rien constantemente y no tienen miedo a ponerse a bailar porque sí. Y porque sí me parece una muy buena razón. Para todo.

¡Espero que os guste! Podéis ver un poquito más de mi trabajo en el blog o en mi portafolio. Y, por supuesto, no os podéis perder el video que hizo Natalia de la fantástica postboda en el Valle de Arán, ¡es pura magia¡ Lo encontraréis al final de la entrada.

LIDIA & JAVIER

POSTBODA EN EL VALLE DE ARÁN

PLAY